¿Replicaremos cuida.alcala.org en tu ciudad?

Tras más de tres meses en operación, la plataforma cuida.alcala.org puede considerarse como consolidada. El modelo funciona, aunque es claro que su nivel de uso futuro dependerá, sobre todo, de hasta qué punto el ayuntamiento la integré en sus procesos y le dé difusión.

Deseosos de probar el sistema en otro municipio, para así acabar de ajustar sus funcionalidades y la metodología de puesta en marcha, hace un par de semanas publicamos una entrada en Novagob.org, la red social líder de la administración en el contexto español, con más de 5300 miembros.

En dicha entrada, que titulamos FixMyStreet, ¿próximamente en tu ciudad?, explicábamos brevemente la experiencia y animábamos a que nos contactasen desde aquellos municipios deseosos de usar FixMyStreet para colaborar mejor con sus vecinos y resolver así con mayor agilidad los problemas de la ciudad:

Muy buenos días a todxs,

disculpadme el multi-posteo, pero conviene incluir este debate en los distintos grupos donde puede ser relevante.

Imagino que muchos de vosotros conocéis la plataforma FixMyStreet -que lleva casi 10 años funcionando en Inglaterra.
En España se ha intentado en diversas ocasiones crear sistemas similares: Ziudad.es, ReparaCiudad.com, ArreglaMiCalle.com, MejoraTuCiudad, ArreglaSanse… pero ninguno de ellos ha llegado a cuajar.

En la Asociación Kyopol – Ciudad Simbiótica, nos preguntábamos si sería posible hacer funcionar este sistema en un municipio Español. Tal como lo entendíamos (puedes leer más al respecto AQUÍ), el problema no es tanto técnico sino de acompañamiento, de enmarcar bien el proyecto y contar con la complicidad de los gestores municipales.
2016.02.24.CUIDA.ALCALA.ORG-portadaDecidimos hacer una prueba, y tras un par de meses de trabajo adaptando el código y coordinándonos con el ayuntamiento, lanzamos el pasado diciembre un proyecto piloto en Alcalá de Henares, una ciudad de 200K+ habitantes en la provincia de Madrid.

El lanzamiento fue exitoso, tanto que al principio puso a prueba la capacidad del equipo del ayuntamiento para procesar el torrente de notificaciones que se desencadenó (puedes leer más AQUÍ). Pasados los primeros días se serenó el flujo hasta alcanzar unos niveles mucho más manejables.

Tras casi tres meses de operación podemos concluir que el experimento ha funcionado. Hemos hecho una primera evaluación de la experiencia y, si bien hay pequeños ajustes que hacer tanto en la herramienta como en los procedimientos de gestión, podemos estar satisfecho. Más de 150 personas han notificado más de 350 incidencias, de las cuales se han resuelto una gran parte. Y lo que es mejor: por primera vez es posible para la ciudadanía seguir en tiempo real la evolución de los trabajos de cuidado de la vía pública.

Estamos actualmente pensando en extender la experiencia a otro par de ayuntamientos, para acabar de ajustar el modelo de puesta en marcha y operación.
Por ello, buscamos posibles ayuntamientos interesados en mejorar la gestión de incidencias en su ciudad y aumentar la transparencia y visibilidad del trabajo municipal.
La puesta en marcha del sistema sería rápida e iría acompañada de trabajo conjunto y de formación. El coste -que dependería de las características del municipio- sería casi negligible.

2016.02.24.CUIDA.ALCALA.ORG-mapaIncidencias

Así que… ¿crees que algo así le podría venir bien a tu ciudad? No dudes en mandarme un mensaje y os proporcionaremos más información.


Y lo cierto es que dos semanas después de lanzado el desafío… no ha habido nadie que haya expresado ningún interés.
En Alcalá, entretanto, el ayuntamiento no ha dado apenas pasos para consolidar la experiencia, apoyando su difusión o promoviendo su uso; algo que contribuye a que éste decaiga en el tiempo.

CUIDA.ALCALA.ORG.Analytics

Da que pensar. Que en un momento en que se habla tanto de Gobierno abierto, de Participación ciudadana, de Ayuntamientos del cambio y demás, resulte tan difícil encontrar quienes quieran dar un “pequeño paso” y lanzar o apoyar este tipo de experiencias… resulta preocupante.

Parece que a día de hoy en las administraciones municipales españolas, del dicho al hecho… hay mucho miedo. O peor aún: genuino desinterés.


 

La ciudadanía complutense ya cuida Alcalá… con CUIDA.ALCALA.ORG

En la última entrada os explicábamos nuestra intención de realizar un “experimento” con FixMyStreet en Alcalá de Henares. FixMyStreet es una web que permite a la ciudadanía comunicar a las autoridades incidencias que requieren su atención, y queríamos ver qué tal funcionaría en el contexto municipal español.

Cuida.Alcala.OrgExplicábamos también en esa entrada lo importante que resulta para este tipo de iniciativas el compromiso y acompañamiento de la administración municipal y un apropiado proceso de puesta en marcha que atraiga a los vecinos a la herramienta.

De acuerdo a ello, como parte de los preparativos del lanzamiento de CUIDA.ALCALA.ORG:

  • llevamos a cabo rigurosas pruebas técnicas internas,
  • hicimos una mini-campaña entre colectivos ciudadanos proclives a probarla a “pequeña escala”,
  • formamos al personal del ayuntamiento responsable de gestionar las notificaciones de Cuida Alcalá,
  • elaboramos un vídeo que explicase el uso de la herramienta,
  • preparamos notas de prensa y material de difusión.

CuidaAlcala-SA-Artículo

Para que quedase claro el deseo del Ayuntamiento del ayuntamiento de apoyar y aprovecharse de esta iniciativa ciudadana, se decidió que fuese el propio ayuntamiento quien diese el “pistoletazo inicial” a la campaña de difusión: se publicó una nota en la web municipal y fueron los servicios de prensa del ayuntamiento quienes distribuyeron la nota de prensa entre los medios. Aunque señalando claramente, eso sí, que era una iniciativa que partía de la sociedad civil y que el ayuntamiento lo que por ahora hacía era apoyarla sumándose a ella.

Eso ocurrió el pasado día 2 de diciembre. Los medios de información locales se hicieron rápidamente eco de la noticia, tanto la prensa (por ejemplo el Diario de Alcalá, La Luna de Alcalá, Alcalá HoyAlcalá y más o El Heraldo de Alcalá) como las radios con programación local: tanto Cadena Ser como Onda Cero nos entrevistaron ese mismo día y el siguiente. También en las redes sociales, tanto Facebook como Twitter, se produjeron referencias al sistema. También apareció un reportaje sobre CUIDA.ALCALA.ORG dentro del Boletín informativo de la agrupación ciudadana Somos Alcalá.

CuidaAlcala-Artículo

Y la ciudadanía… respondió. Formidablemente. En los días siguientes se provocó un aluvión de notificaciones que daban cuenta de una importante “demanda reprimida” de canales de comunicación con las autoridades municipales. En tres días se recibieron más de 100 notificaciones sobre problemas en la ciudad.

CUIDA.ALCALA.ORG está pensada para notificar incidencias con la infraestructuras urbanas, y la mayoría de las notificaciones ciudadanas que se reciben se refirieron a estos casos. Pero también hay propuestas más generales, como por ejemplo, señalando la necesidad de establecer nuevas paradas de autobús en ciertos barrios, o sugiriendo vías para coches o carriles de bici.  Nuestra plataforma o el personal que recibe las notificaciones a través de ella no pueden realmente atender estas “sugerencias”. En el mejor de los casos pueden reenviarse al servicio responsable, pero no hay garantía de que vayan a ser siquiera consideradas.

Este tipo de notificaciones evidencian, por un lado, el deseo de aportar y colaborar de la ciudadanía y, por el otro lado, cómo en ausencia de otros canales más ajustados y específicos… los ciudadanos usarán los que tengan a mano, aunque no sean del todo “los correctos”.

Tras ya dos semanas en operación, el flujo de notificaciones se ha serenado, recibiéndose unas 5 nuevas notificaciones cada día. En total, hasta ahora se han recibido 181 notificaciones, creadas por 76 usuarios diferentes. Ayuntamiento y ciudadanos han actualizado 288 veces estos casos, comunicando acciones encaminadas a la resolución de los casos el ayuntamiento, proporcionando informaciones adicionales la ciudadanía.

En total, se han declarado como “arreglados” 48 de los casos, y otros 12 han sido “cerrados” por ser duplicados, no depender del ayuntamiento, incapacidad de actuación, etc. Hay 72 casos que aparecen como abiertos y otros 42 en proceso de investigación o con acción programadas. Es decir… ¡que la cosa marcha!

El Ayuntamiento de Alcalá está trabajando en una reestructuración de los servicios de atención ciudadana que aumentará su capacidad para hacer una gestión integral de su interacción con la ciudadanía. Pero entretanto… creemos que tanto Vecinos, Colectivos Ciudadanos y Ayuntamiento tenemos que sentirnos satisfechos de haber iniciado esta senda de colaboración para la mejora conjunta de la ciudad.

POR CIERTO: que si eres un ayuntamiento que quisiera poner en marcha su propia plataforma… contáctanos en info@kyopol.net y veremos cómo hacerlo posible.


 

Experimentando con FixMyStreet en Alcalá

Aprovechando que las últimas elecciones municipales trajeron a Alcalá de Henares un nuevo gobierno que quiere comprometerse con la participación y promover la colaboración con la ciudadanía, hemos decidido poner en práctica algo que llevaba unos meses rondándonos la cabeza: probar en el contexto de los municipios españoles el sistema FixMyStreet, una web que permite a los ciudadanos notificar a las autoridades todo tipo de incidencias en la vía pública.

web.FixMyStreet

FixMyStreet es uno de los proyecto más exitosos de la organización británica mySociety, pionera en la creación de lo que ha venido en llamarse Tecnología Cívica: webs y herramientas que empoderan a la ciudadanía. Todos los productos de mySociety son Software Libre y están disponibles para que cualquiera pueda replicarlos en otros países. mySociety se ha esforzado expresamente en documentar bien sus sistemas para facilitar su proceso de instalación, algo que no es muy común.

Como parte de nuestras investigaciones para la creación de CitySENS, desde hace años venimos observando el devenir de FixMyStreet y sistemas similares (como el americano SeeClickFix). También hemos observado con interés la aparición de este tipo de webs en España. Han sido muchos los intentos de hacerlas funcionar: Ziudad, ReparaCiudad, ArreglaMiCalle, ArreglaSanSe, MejoraTuCiudad, ArreglaMiBarrio (basado en FixMyStreet)… y algunos otros más. Nuestra impresión es que, lamentablemente, no se ha conseguido. Ninguna ha cuajado lo suficiente como para hacerse sustentable. 🙁

web.ArreglaMiCalleweb.ziudad2web.ReparaCiudad

 

 

 

 

 

 

Según como lo vemos, por tres motivos principales. El primero sería el exceso de ambición y la falta de foco de muchas de estas iniciativas, que llevaba a que se activase la herramienta para toda España y que a base de mucho abarcar… se apretase poco.

El segundo es el propio contexto cultural y administrativo de España, que son muy diferentes de los del Reino Unido. En España no es sentido común, ni para las administraciones ni para los ciudadanos, que si hay una incidencia… es obligación de la autoridad pública resolverla eficaz y eficientemente. Lo harán… tal vez. Rápido… o no. Y esta falta de cultura cívica dificulta que estos sistemas funcionen.

Finalmente, en aquellos casos en que se ha focalizado el uso de la aplicación en una ciudad, casi nunca se contó con la implicación activa de las autoridades municipales correspondientes. Por lo dicho hasta ahora, en este tipo de webs de reporte de incidencias… el compromiso del Ayuntamiento de que tendrá en cuenta y resolverá los problemas, resulta esencial para que funcionen. ¿Qué motivación tiene un usuario para reportar algo, si nadie hace nada al respecto?

CuidaAlcala1

Teniendo todo esto en cuenta, queremos pues hacer ahora un experimento en la ciudad de Alcalá de Henares: Cuida Alcalá. Vamos a probar si, contando con la colaboración de los servicios municipales, coordinando la puesta en marcha del sistema con la realización de procesos participativos y acciones de difusión… su uso puede afianzarse.

Para ello, contactamos con el equipo de mySociety y nos encontramos con Benjamin Nickolls, su responsable de servicios comerciales. Les gustó la idea y nos van a prestar su apoyo en esta aventura. También comprobamos que al gobierno municipal le gustaba la idea de tener un FixMyStreet en la ciudad.

Por ahora estamos haciendo las pruebas de FixMyStreet, traduciendo los textos, adaptando la interfaz y demás tareas técnicas. En las próximas semanas confiamos definir, junto con el Ayto. de Alcalá, el plan de activación del sistema.

Veremos que tal resulta el experimento.

Si todo fuera bien… sería algo que podríamos ofertar en otros ayuntamientos, como una forma de financiarnos y así poder continuar con el desarrollo de CitySENS.

CuidaAlcala2


 

…a las puertas del Alpha!

Ha transcurrido ya casi medio año desde que publicamos la entrada anterior, sobre el mini-hackatón cívico. Pero si no hemos escrito no ha sido por que no haya ocurrido nada… ¡sino porque hemos estado trabajando como nunca!

Screenshot 2015-07-16 12.12.14Hemos trabajado a destajo en CitySENS, en la Agenda del Henares -que sigue consolidándose: ya se han publicado en ella más de 3.200 eventos y recibido más de 100.000 visitas- y también apoyando los esfuerzos de los movimientos sociales de Alcalá por cambiar a mejor la ciudad, aportándoles nuestros conocimientos sobre participación ciudadana, comunicación y colaboración vía TICs en su afán por presentar una candidatura ciudadana al ayuntamiento.

Javier Bardón ha liderado la reflexión en torno a nuestros planes de futuro, nuestro modelo de negocio, temas legales, estrategia de marketing, etc. Para ello ha contado con el apoyo de Daniel Torres -nuestro mentor dentro del programa GameChangers de UnLtd Spain-, Caroline y Cristina Álvarez -que lideran la iniciativa de UnLtd-, así como de Daniel Marote, Roberto García, Ana Pérez -estudiantes del International MBA del Intituto de Empresa– y Jaime Zarzalejos en temas legales.

2015.01.23.TallerEnIEBusinessSchoolGracias a todo ello, tenemos ahora mucho más claro dónde queremos llegar y el camino que hemos de seguir para alcanzar nuestro destino de manera sostenible.

20150716.JesusAtWorkOnCitYsensMuy importante: desde el mes de marzo venimos contando también con los servicios del programador Jesús Prieto, al que pudimos contratar por seis meses gracias a los recursos que obtuvimos con la campaña de crowd-funding en Goteo y el pequeño capital-semilla que nos concedieron nuestros amigos de UnLtd Spain.

Jesús y yo hemos dedicado estos meses a mejorar el prototipo inicial y robustecer sus funcionalidades más esenciales (motor de búsqueda y gestor de mapas, principalmente).

2015.06.14.ScreenshotCitYsensHemos progresado bastante, y estamos ya a punto de poder compartir con nuestro ‘Colectivo de Pioneros’ una versión Alpha de CitYsens, con la que iniciar un verdadero proceso de “diseño colaborativo” que nos permita adaptar realmente las funcionalidades del sistema a las necesidades y características de los actores locales.

Screenshot 2015-07-11 08.38.51Hasta ahora los integrantes del Colectivo de Pioneros veníamos colaborando informalmente en el grupo que tenemos creado en Facebook. Pero ahora vamos a poder realmente trabajar sobre el propio sistema, para ir mejorándolo poco a poco.

Nuestro prototipo incorpora un mecanismo que nos permitirá importar automáticamente la información sobre los eventos que se publiquen en la Agenda del Henares. Así va a ser posible que nuestro Alpha muestre, desde el primer momento, datos de eventos, organizaciones y lugares reales.

Nuestros pioneros representan a los distintos colectivos que serán usuarios de CitySENS: actualmente forman parte de él ciudadanos rasos, activistas de todo tipo, representantes de colectivos y asociaciones vecinales y ciudadanas, así como a investigadores universitarios, concejales, técnicos municipales y medios de información locales.

Como sabéis quienes seguís nuestra trayectoria, este trabajo colaborativo se corresponde con ese ‘Ciclo de realimentación de alphas’ que desde ya hace mucho tiempo planeábamos hacer, y que de facto constituye el corazón de nuestra metodología de diseño colaborativo de sistemas de software cívico.

El trabajo colaborativo con nuestros pioneros, en talleres y también por medios virtuales, nos ayudará a crear un sistema más maduro, en fase “beta”, cuyo uso se pueda extender a toda España. Entre todos haremos de CitySENS una realidad: una parte esencial de la infraestructura cívica de nuestras ciudades que ayude a convertirlas en más inteligentes y humanas.

ResearchCreation.es.big


 

Primer mini-Hackatón Cívico del Henares

HackHenares-Cartel.v4El domingo 11 de Enero tuvo lugar el primer “Mini-Hackatón Cívico del Henares”, que organizamos junto con el colectivo ciudadano Agua de Mayo.

2014.01.11.MiniHackaton.01A este evento fueron convocados hackers y ciudadanos de municipios del Valle del Henares, para que compartiesen con nosotros su conocimiento local y nos ayudasen a diseñar el sistema CitySENS.

Los objetivos que nos marcamos fueron dos:

  • El primero, más concreto: delimitar los límites de los barrios de algún municipio del Corredor del Henares, para identificar problemáticas y valorar cuál será el tratamiento que les daremos en CitySENS.
  • El segundo, más amplio: intercambiar experiencias, inquietudes e ideas de cara a “DISOÑAR” juntos una Red Ciudadana Social que pueda activa la inteligencia colectiva de nuestras ciudades.
  • Y bueno, improvisamos sobre la marcha un tercer objetivo: resolvernos mutuamente las dudas que pudiéramos tener respecto a la utilización de Internet y las redes sociales para potenciar la labor de los movimientos ciudadanos.

2015.01.11.MapeoDeAlcalaEl hackatón fue, sin duda, una experiencia estupenda, que nos dejó a todos los participantes un muy buen sabor de boca. Y no solo porque finalizamos la sesión compartiendo un riquísimo “pollo al ajillo”, ¡que también!, sino principalmente porque la colaboración y el intercambio de ideas que se produjeron fueron muy enriquecedores.

2014.01.11.MiniHackaton.06En el evento participaron personas muy distintas, con edades entre los 11 y los 74 años. Había, por supuesto, unos cuantos informáticos y programadores, pero también expertos en marketing, logística, movilización social, arquitectura… ¡una mezcla maravillosa!

Y el resultado, ya se ha dicho, fue muy positivo: cubrimos con creces nuestros objetivos y expectativas.

Fue éste un taller de diseño participativo que, en sus rasgos generales, se parecería mucho a los que suelen incluirse en cualquier proyecto como los que financia la UE. Son proyectos que siempre presumen -porque en ello les va la financiación- de asumir la “centralidad del usuario” como uno de sus ejes fundamentales. Y es por eso que en sus fases iniciales siempre programan este tipo de talleres, en los que se recaba información sobre las necesidades de los futuros usuarios con el objetivo de que el sistema se ajuste bien a ellos.

Sin embargo, nuestro evento resultó… ¡TAN DISTINTO!

La complicidad, la sintonía, el compromiso mutuo que nos expresamos mutuamente participantes y organizadores… fue algo inédito. Y si fue así es porque este evento fue claramente organizado desde abajo: para y por los de abajo.

Desde el primer momento quedó muy claro que nuestra motivación para realizar el taller y crear CitySENS es la de servir a los movimientos sociales. No sacar adelante un proyecto. No cumplir con un protocolo de investigación. No finalizar un “deliverable” o un “working package”. No.

Nuestro objetivo es reunirnos con ellos para poder escucharnos mutuamente, compartir nuestras perspectivas y crear las relaciones que nos permitan, trabajando juntos, buscar soluciones a sus problemas.

Un ejemplo que indica hasta qué punto el taller fue distinto de los que se organizan como parte de otros proyectos es que cuando les informamos de que asumíamos nosotros el coste de la comida… ¡¡protestaron!! No les parecía bien que no repartiéramos los costes. 🙂

2014.01.11.MiniHackaton.05Y bueno, otro ejemplo: de los cuatro informáticos que asistieron al taller, cuatro expresaron su deseo de implicarse voluntariamente, dentro de lo posible, en su desarrollo. Y junto a ellos, la arquitecta también. Y la experta en logística. Y buena parte del resto de asistentes.

Todo esto recuerda algunas de las consideraciones que hacía en la tesis doctoral Creando la ‘Ciudad Simbiótica’, en la que lanzaba una propuesta metodológica que orientase los procesos de construcción colaborativa de Sistemas de Software Cívico.

Cito a continuación algunos párrafos:

“Lo cierto es que a día de hoy tanto los investigadores como los profesionales del diseño apenas disponen de métodos que les permitan abordar satisfactoriamente todas estas problemáticas (Gidlund 2011). Es frecuente que estos proyectos se configuren con un enorme desequilibrio entre el poder del equipo de desarrollo –que suelen controlar los calendarios, la agenda, la metodología de colaboración y la asignación de los recursos– y el de los usuarios y colectivos participantes (eg: De Liddo y Buckingham Shum 2010) –que suele convertirse en un “convidado de piedra” tan pronto como pretendan salirse de los límites que se hayan establecido para su contribución–. Los gestores de los proyectos tienden a pensar que los usuarios están al servicio de su diseño, de su proyecto, y no al revés. Desde la perspectiva de los diseñadores, se hace así primar una colaboración “bien queda” antes que una colaboración “bien hecha”, que se basaría precisamente en ponerse al servicio de las necesidades de las personas que utilizarán los sistemas (Davies 2009a; Akkermans et al. 2011). […]

Si queremos que un sistema de software cívico “funcione” –ie: que sea exitoso y consiga proporcionar suficiente utilidad a sus distintos usuarios como para que se ‘apropien’ de él y lo hagan operar de una manera sustentable– sus procesos de creación deben tener un carácter eminentemente colaborativo, interdisciplinar y emergente. Quienes desempeñen el papel protagonista en estos procesos creativos deben ser los propios destinatarios del sistema. Para que esto pueda acontecer se precisa de una colaboración verdaderamente trans-disciplinar que no se restrinja únicamente al mero diseño del sistema, sino que cubra también sus procesos de construcción y prueba, la puesta en marcha inicial y la ulterior extensión del uso del sistema (De Cindio et al. 2007). Es más, no debe entenderse que este diseño colaborativo se refiere únicamente a las funcionalidades proporcionadas por el sistema, ya que la colaboración deberá también servir para elaborar sus recursos didácticos y metodológicos, establecer sus procedimientos de uso y modelar los marcos de gobernanza que regirán su funcionamiento y administración.

2015-01-11.ResultadosMiniHackaton

[…] Ya comprobamos, al analizar las propuestas provenientes del campo del Diseño Participativo, que ésta es normalmente la verdadera dificultad que los proyectos enfrentan: el pasar del discurso sobre la centralidad de los usuarios a una práctica que realmente les otorgue autonomía y relevancia; el generar procesos de diseño participativo lo suficientemente atractivos como para que los representantes de los colectivos afectados estén dispuestos a implicarse –incluso sin recibir remuneración alguna– a lo largo de todo el proceso de diseño, construcción, despliegue y operación del sistema.

[…] Nuestro marco de referencia […] es una propuesta muy “de sentido común”, que ante todo demanda un cambio de actitud hacia posturas más conscientes, pragmáticas y constructivas. La idea esencial de nuestro marco orientador es que el diseño y la construcción de los sistemas de software cívico-incluyendo sus funcionalidades, sus procedimientos de uso y sus modelos de gobernanza- deben acometerse mediante procesos colaborativos, abiertos y flexibles. En estos procesos debe primar el interés de los usuarios por encima del de los impulsores del proyecto, manteniéndose abierto a revisión el propio proceso de construcción colaborativa para así adaptarlo a las circunstancias de cada proyecto y a las características de sus usuarios.”

Así que nada, tras esta estupenda experiencia vamos a seguir trabajando duro y… ¡¡habrá más talleres pronto!!


Breve comentario sobre financiación de la UE y #CAPSSI

[Hace un año, Tim Bonnemann escribió una entrada en el blog de Intellitics, que hablaba de un nuevo proyecto de e-Democracia financiado por la UE: D-CENT.
Esta es la entrada:

http://www.intellitics.com/blog/2014/01/17/d-cent-new-european-citizen-engagement-platform-under-development/

Hace unos días el Dr. John May lo comentó, incluyendo una referencia al artículo que yo escribí “La e-(R)evolución no será financiada” [EN], publicado en el European Journal of ePractice. Así que yo también comenté la entrada, proporcionando algo de información adicional sobre el artículo, el proyecto D-CENT y, más en general, sobre la investigación financiada por la UE en este campo.
Puesto que considero que este tema es bastante relevante, voy a (traducir y) publicar mi comentario también aquí]

Gracias John y Tim por las referencias a mi artículo. El mejor lugar para descargarlo es éste:

https://www.academia.edu/1487923/Book_Chapter_A_critical_analysis_of_EU-funded_eParticipation

…pues esta versión incluye algunos párrafos que se consideraron demasiado “críticos” para la revista. 🙂

Respecto a D-CENT: el equipo de este proyecto está esforzándose mucho y por ejemplo algunos de los pilotos que aspiran llevar a cabo en España (con Guanyem Barcelona y Podemos) están vinculados con iniciativas de base muy interesantes, que están desafiando y cambiando la “Política” en España.
Pero el escepticismo de Tim era adecuado: el proyecto aspiraba a resolver demasiados problemas distintos de una vez y no es sorprendente que no lo estén consiguiendo del todo.
Es claro que está habiendo un montón de improvisación, pues por ejemplo tanto Guanyem Barcelona y Podemos, que mencioné anteriormente, no existían en el momento en que el proyecto se aprobó.
Hasta ahora, la “Plataforma D-CENT” no existe como tal. Los distintos proyectos pilotos, en cada país, hacen cosas diferentes usando distintas herramientas, y probablemente la plataforma nunca será construida, como algo “consistente”; en todo caso, podría presentarse un “coso”, una “plataforma Frankenstein” hecha de retales, pero más que nada para justificar la financiación y pretender que el plan original fue seguido con éxito.

D-CENT-lifecycle-500

Las convocatorias CAPS (Collective Awareness Platforms) de la UE (hashtag #CAPSSI) son un intento de orientar la financiación de la UE en este área en la dirección correcta. Esto debe reconocérseles. Estas convocatorias son las convocatorias FP7/H2020 más “pro-hacker” que se hayan nunca visto en Bruselas. Pero hasta ahora… están teniendo un éxito muy limitado. Otros proyectos CAP, como CATALYST o CHEST (los que conozco mejor), tampoco están generando mucho “valor” hasta ahora.

En la UE todo el mundo sabe que esta forma de promover y financiar la innovación y la investigación no está realmente funcionando, en este ámbito.
Pero todo el mundo siente que el problema es “sistémico”, demasiado complejo y enrevesado. Tanto, que ningún actor por sí sólo puede aspirar a resolverlo. Y así… todo el mundo sigue haciendo como hasta ahora. Pretendiendo que como que no vieran al “elefante en la sala de estar”.

Echad un vistazo al vídeo del último CAPSSI-InfoDay, especialmente al comienzo del evento, donde se explica la convocatoria CAPSSI, y al cierre del evento por Mario Campolargo, Director del DG Connect de la Comisión Europea (7:05:00 en el vídeo).

CAPSSI Info Day - Mario Campolargo

En la última parte de su intervención pide a los participantes que sean “distintos”, no convencionales, que traigan cambios en otros programas de investigación de la UE. Sus últimas palabras son: “Sed diferentes. Cread soluciones diferentes para nuestras sociedades, que también necesitan ser distintas de lo que fueron en el pasado si quieren sobrevivir”.

La UE, de alguna forma, está pidiendo a los participantes en sus convocatorias que cambien lo que hacen, como lo hacen, y en cierto modo quiénes son… pero la misma UE no está cambiando sus propias formas de actuar ni las principales características de sus convocatorias de financiación: presupuestos enormes, grandes consorcios multi-nacionales, recompensan propuestas de proyecto atractivas en vez de resultados o impacto real, proyectos largos, de varios años, enorme carga burocrática, foco en actores y solicitantes grandes, pobre evaluación del impacto, nulo seguimiento de los proyectos finalizados, etc.

No hay, realmente, ni una “innovación real” en los mecanismos de financiación, o los incentivos que éstos proporcionan, que merezca ser mencionada. Incluso su buena intención de usar el proyecto CHEST para alcanzar innovadores más pequeños y diversos… ha quedado puesta en entredicho por la pobre ejecución y alta carga burocrática que el proyecto impone en los participantes.

¡No es así sorprendente que el éxito de la UE siga siendo muy limitado! Tal y como se sugería en mi artículo, es lo que normalmente pasa cuando uno “rasca donde no pica”, como es frecuentemente el caso con la UE. Tal y como Einstein señaló: “Es de locos hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes.

Hace ya más de tres años que lancé por primera vez una diálogo, abierto, sobre los contenidos de mi artículo en el blog de PEP-Net. En distintas ocasiones durante los últimos años recibieron mi artículo varios funcionarios de la UE, responsables de o cuanto menos involucrados, en estas áreas. Hasta ahora… nunca obtuve una respuesta real. No tengo certeza ni de que fuera leído. Incluso visité su cuartel general para quejarme sobre lo que hacían y como lo hacían… pero sin ningún éxito.

Imagen de previsualización de YouTube

Podría pensarse que los responsables de la UE no son conscientes de que las palabras de Mario se les aplican también: incluso la UE necesita cambiar, hacer las cosas diferentes, si quieres sobrevivir.

 

PD: Por cierto, presenté también CitySENS en el último CAPS-InfoDay. Puedes ver nuestra presentación de tres minutos en el vídeo oficial del InfoDay (5:20:20) o directamente aquí:

Imagen de previsualización de YouTube

 

Al servicio de un sueño

[ Como parte del proceso de reorganización/simplificación de la web de Kyopol… traigo acá un texto incluido en la candidatura a un premio con el que, a finales de 2006, pretendíamos financiar los trabajos iniciales de la asociación. Por supuesto… ¡no ganamos el premio! ]

 

Al servicio de un sueño

o… la senda del “algo más allá”serviciosuenho.mini

– […] You know, Pedro? It’s not going to be easy for the team to manage the next release without you. Even so, I understand your choice and I am happy that you are taking a decision that is going to be good for you on the personal side. What you are doing is quite courageous.
– Courageous, Francesco? But… I actually feel that I couldn’t do anything else! Everything seems to fit now so clearly… that I couldn’t help but follow this way. I have to chase my dream.
– But that’s not the usual way, Pedro. All of us have dreams, but for most people their dreams just remain… dreams; something you dream of doing, not something you actually do. Even if we all, even myself, sometimes wish we did different things from what we do, most times you just continue with your life and keep doing… what you do. […]

Recorriendo el camino entre la oficina y el apeadero de tren del pueblecito de Gülstein, ese fragmento de mi última conversación telefónica con Francesco, mi ex-manager en Hewlett-Packard, me revoloteaba por la cabeza. Durante las horas que siguieron a la llamada no había tenido oportunidad de pensar en ella, pues había estado demasiado ocupado despidiéndome –ya fuera por chat, 2006.10.XX.ePrimeTeamInGermany.minie-mail, teléfono o físicamente– del resto de mis compañeros de equipo, repartidos por el mundo: el QA Team en Shangai, el grueso de nuestros programadores en Bangalore, Francesco y Ezio en Milán, mis propios compañeros de oficina en Alemania y otros cuantos colegas y amigos dispersos por todo Estados Unidos.

2006.09.22.002.Guelstein.HP.Despedida.BrunchPero después de extinguidas las últimas risas, descargadas las últimas fotos y apretados los últimos abrazos… caminaba por última vez, ya solo, hacia el apeadero, rememorando lo que Francesco había dicho. ¿Era realmente valiente lo que estaba haciendo, o era más bien algo natural e inevitable?
Lo cierto es que hasta ese momento no se me había ocurrido planteármelo en esos términos. Y un poco temerario sí que podía parecer: como Francesco me había recordado en la llamada una vez más, sería muy difícil que encontrase otra vez un puesto como éste que, tras ya seis años, abandonaba ahora por iniciativa propia y, por tanto, renunciando a cualquier posible finiquito o prestación por desempleo.
Si me iba… no habría marcha atrás.
0380.Caricatura.PorAlex.mini
Sin embargo, ¿por qué habría de querer dar marcha atrás, si con estos pasos sentía que estaba por fin aproximándome a mi “vocación”? Gracias precisamente a esa renuncia, pronto sería capaz de concentrarme al cien por cien en la consecución de esos sueños esquivos que durante tantos años anduve persiguiendo por la senda del “algo más allá”. ¿Valiente pues, o inevitable? Tal vez ni lo uno ni lo otro, sino… “algo más allá”. Una vez más, ahí estaba esa dichosa senda, que ni sé bien cuándo comenzaría a transitar.

0083.BaneraCasa.TresEnLaEspuma.yPabloCarlos.miniQuizás fantaseaba ya con ella cuando, con apenas cinco años, cada día en el recreo compartía con Roberto Poveda, mi más íntimo amigo, las imaginadas andanzas que la noche previa habíamos tenido, tras volar en sueños al temible “Castillo del Mal”. O quizás fuera más tarde, ya con ocho, cuando leí mi primer “libro-juego” de Timun Mas y me quedé cautivado por su desafiante consigna: “elige tu propia aventura”. O tal vez tuviera todo más que ver con los mil y un estímulos que me proporcionaba la intensa convivencia con mis nueve herman@s. No lo sé.

Lo que sí es claro es que vislumbré “la senda” con claridad aquella noche en que, con 13 años, me perdí leyendo. Fue en Sevilla, donde había ido con mis compañeros de clase como parte del viaje de “fin de la EGB”. Aquella noche los profesores organizaron una expedición nocturna hasta una zona de parques. Mientras el grupo hacía una larga parada para escuchar la música de un concierto cercano, yo aproveché para leer bajo una farola un poco retirada “La leyenda de Huma”, un libro de fantasía que aquella misma mañana había comprado con mis últimos ahorros. Cuando el grupo retomó la marcha, por supuesto, ni me enteré. De repente volví a la realidad, y estaba solo. Salí corriendo en persecución de mis compañeros… y con quien me encontré fue con Pilar, mi profe de Ciencias, que volvía sobre sus pasos a buscarme, precupada y enfadada. Tirando de mi brazo en pos del resto, y todavía visiblemente alterada, me recriminó: “¡Pedro!, ¡se puede ser especial, ¡pero no raro!!”

0161.AlbumMarta.0018No fue hasta que la carrera terminó y nos reintegramos con el resto del grupo que la vergüenza y el susto iniciales se atenuaron, y lentamente pude tomar consciencia de esa enseñanza tan especial que, involuntariamente, Pilar me había impartido en aquella apresurada marcha: “Cuesta, mucho, ser tú”.

O dicho de otra manera: tienes que ser muy tú para ser tú mismo, y así lograr encontrar tu propio camino por entre esas estrechas sendas que la sociedad sanciona como válidas. Y ante disyunciones del tipo “¡es o esto, o esto otro!”, ser capaz de escudriñar otra opción “un poco más allá” que sea propiamente tuya y que, bordeando peligrosamente en el límite entre lo “especial” y lo “raro”, trascienda a ambos.

0230.DiosUnaComedia.LenguaFuera.yJavi.miniEl caso es que la vida siguió y fui creciendo entre los libros y el grupo de teatro, los amigos y los juegos, la familia y los amores… hasta que, tras la selectividad, inicié estudios de Ingeniería Informática en Madrid, fascinado como estaba por los “milagros” que esas enigmáticas máquinas eran capaces de hacer y ansiando entenderlas. La Escuela de Informática acababa de ser creada y le asediaban los problemas, así que desde el comienzo me impliqué mucho en la Delegación de Alumnos. Acudía cada día a las clases desde Alcalá, leía, socializaba y…

¡¡Ups!! En Alemania, entretanto, escuché campanillas de alerta y vi cómo la barrera de la vía del tren comenzaba a bajar lentamente allá al frente. Mi primer impulso fue el de echar a correr, como tantas otras veces, para alcanzar el tren… pero me refrené: hoy no era día de carreras; me haría incluso bien el esperar ensoñado hasta que llegase el siguiente convoy media hora después.

0165.CampamentoAlfredoFue el 96 en que se dio el gran salto. Aquel curso sentía con mucha fuerza, y con desagrado, que estaba viviendo demasiado cómodamente, como sin esforzarme. Y fue por ello que inicié el año decidido a poner a prueba mis límites: me propuse asumir cuantos desafíos se me presentasen a lo largo del curso. Sí o sí. De forma que sólo empezaría a rechazar “laberintos” cuando notase que no conseguía dar ya más abasto. ¿Qué mejor forma que ponerme contra las cuerdas y descubrir así de era capaz?
Lo que ocurrió es que en ese año confluyeron tantos retos, tantos proyectos y tantas casualidades… que al final me vi forzado a saltar, como nunca lo había hecho, sobre mi propia sombra. Y sin darme muy bien cuenta de lo que hacía, me adentré ya sin remedio en la senda del “algo más allá”:

En el TELA, el grupo de teatro que desde los 12 años me había visto crecer, continué actuando: como Olegario recibimos un premio al mejor actor y otro al mejor montaje. Desde que cumplí los 18 formaba ya parte de la junta directiva de la asociación, pero en ese año 96 y ante un momento de crisis nos comprometimos varios de los miembros en torno a un proyecto de futuro… y pasé a ocupar la presidencia. Intensifiqué asimismo mi trabajo en la Delegación de Alumnos, representándola en varios encuentros de nivel estatal. Y durante volé por primera vez fuera de España para participar en un Campo de Trabajo en Rumania. 0287.07.96.CurrandoFue también en aquel verano que ilusionado llegué a la conclusión de que amor era ternura, era confianza y era comunicación, combinadas en sus proporciones máximas; y así fue que amé como nunca… y así que mi corazón, como jamás, fue desgarrado. Pero desgarrado para germinar al poco aún con más fuerza, y ahora ya sí definitivamente convencido de que si bien el amor consigue en ocasiones ser algo más que la amistad, nunca nunca nunca puede ser menos que ella.
Pero, entretanto, como la “guerra de los sexos” me preocupaba mucho y estaba convencido de que el machismo dañino de nuestras sociedades sólo puede resolverse si ambos géneros avanzamos de la mano, sintiendo además que era a los hombres que nos tocaba mover ficha… pues opté por matricularme en algunos cursos de la facultad de filosofía sobre “Teoría Feminista” y sobre “Fundamentalismos e Intolerancia”, y participé también como su primer miembro varón en el “Comité Asesor Universitario” de la revista Cosmopolitan.

“¿Te vas cansando ya, Pedrito, con tanta actividad? ¡¡¡Pero si esto no está más que empezando…!!!”

Porque mucho más grave fue que, tomando al fin consciencia de que esa “complejidad técnica” de los sistemas informáticos que tanto me había fascinado resultaba en verdad pequeña cuando se la compara con la “complejidad humana” de las organizaciones que los utilizan… me decidí a iniciar también los estudios de “Administración y Dirección de Empresas” en la Universidad de Alcalá. Y ya puestos a “jugar” a las empresas… se me ocurrió organizar un “equipo” que, tras muchas rondas clasificatorias, acabaría declarándose campeón nacional de un concurso de simulación empresarial. Y…

…no es necesario seguir contando, en verdad. Pues lo que importa no es cuánto se hizo, sino lo que de ello quedó.

0313.NewYork.10.1996.SedeDeLaONU.miniY lo que quedó fue un deseo puro del que ya no pude jamás librarme. Un afán por intentar ir siempre más allá… mezclando con humildad perspectivas y ocupaciones en una perenne búsqueda de un “más allá” más humano.

En los años siguientes vendrían muchas cosas nuevas a mi vida: mis prácticas laborales y esa Alemania donde, tras realizar un Erasmus, me quedaría a vivir por 6 años; y los estudios de Filosofía y mi primer auténtico trabajo; y los teatreros del grupo “Titiriteros” y el PensamientoLatinoMáster en Sociología; y el “descubrimiento” de Iberoamérica a través del foro estudiantil “Pensamiento Latino” y cada vez más amigos y amigas que se esparcen por el mundo entero; y mi año de investigación en Brasil y la Participación Ciudadana; y Maider, linda Maider, que tuvo a bien convertirse en mi esposa y en la compañer@ de mi alma, aunque hasta ahora hubiéramos siempre de vivir lejos; y…

…y ahí es que llegaba otra vez a mi punto de partida, a ese “sueño” del que le hablara a Francesco por teléfono.
Mi “más allá” preferido y proyecto de vida: exprimirme la voluntad, la imaginación y el intelecto para, combinando mis conocimientos y los de todo aquel que se me arrime, lograr que Internet
2007.02.20.001.Guatemala.LagoAtitlanpueda ser utilizado para que nuestras sociedades maduren por medio de la Participación Ciudadana; y poder hacerlo al lado de la persona a la que amo, en Guatemala.

Así como Internet ha revolucionado ya la economía y globalizado las finanzas, deseo que pueda ahora hacer también algo más de nuestros sistemas políticos y de nuestras democracias. De eso es que trata mi amado “Proyecto e-Participa”: de contribuir a crear una plataforma de participación ciudadana que haga más fácil que trabajemos todos juntos por el bien común.
¿E Internet va a lograr todo eso?, me preguntará cualquiera en su sano juicio.
No, es la respuesta. Internet es una herramienta, y por sí sola no hace nada; y mucho menos cambiar la substancia de la que para bien y para mal estamos hechos los ciudadanos de este siglo XXI.
A lo que Internet sí que puede contribuir es a que muchos más ciudadanos puedan reconocer, mejor y con más fuerza, sus propios intereses y sueños; y a que encuentren con más facilidad a aquellas otras personas deseosas de luchar sus mismas luchas. Son todos ellos, trabajando juntos, los que harán el resto.

2006.09.22.Guelstein.HP.Despedida.PasitoFirmes.ISurvidedEPrime.mini

 

 

Así que, Francesco: no hay vuelta atrás, ni vuelta alante, sino tan solo… el anhelo insoslayable de un “algo más allá” que es mucho más grande que yo.

(2006.09)


Presupuestos, manipulación y temor participativo en Alcalá

Los presupuestos participativos

Los “presupuestos participativos” (PP) son, sin duda, la experiencia participativa más popular y exitosa del pasado siglo, y también aquella sobre la que más se ha escrito en los últimos años.

Nacieron en la ciudad brasileña de Porto Alegre, en 1989, poco después del fin de la dictadura militar, como un experimento impulsado por el nuevo alcalde del Partido de los Trabajadores. El PP buscaba compartir con los ciudadanos la definición del presupuesto de la ciudad y las decisiones sobre las inversiones que debían realizarse cada año. En último término se buscaba “democratizar la democracia”, invertir las prioridades de inversión a favor de las capas sociales más pobres, y fortalecer a los movimientos ciudadanos y vecinales para que se implicasen en el desarrollo de la “buena gobernanza” de la ciudad. O cuanto menos ese era el discurso de sus impulsores (de esto hablaremos más adelante).

Veinticinco años después la experiencia original, los PPs se han difundido por todo el mundo. Si bien inicialmente los PPs se asociaron con la acción de gobierno de partidos de izquierda alternativa, pronto fueron también utilizados por partidos de todo tipo e ideología, e instituciones como el Banco Mundial y la Organización de Estados Americanos los han promovido extensamente. Así, miles de ciudades y megapolis en los cinco continentes han probado a desarrollar sus propias variantes de “presupuesto participativo” [1]: hay experiencias por toda Latinoamérica, Estados Unidos, Canada, los países europeos, África, Asia… ¡e incluso en China!Fortaleza.PresupuestoParticipativo2005.Esquema.medio

El modelo original de Porto Alegre incluía la realización de multitudinarias asambleas donde los ciudadanos y sus colectivos presentaban sus propuestas de inversión y elegían delegados y consejeros que, más tarde, las defenderían ante las autoridades locales a lo largo de una serie de reuniones, colaborando con ellas para hacerlas posibles. Como puede verse en el esquema [2], el modelo usual de PPs brasileños supone la creación de órganos participativos permanentes, así como de un ciclo de desarrollo CicloOP-PortoAlegreanual que incluye actividades de todo tipo: además de las ya mencionadas destacan la elaboración conjunta de los reglamentos del propio PP, la defensa de las propuestas ante la cámara legislativa y el control y fiscalización de la realización de las obras e inversiones una vez son aprobadas.

Definiendo los presupuestos participativos

No existe una definición de PP que sea aceptada globalmente. Sintomer, uno de los investigadores más reconocidos, ha propuesto una serie de criterios mínimos que debería cumplir un proceso participativo para poder ser considerado un PP [3]:

  1. En general, debe brindar a la ciudadanía la posibilidad de influir en el gasto municipal, ya sea proponiendo proyectos de inversión o determinando cuáles de ellos se seleccionan.
  2. Implica la discusión sustantiva de procesos financieros y presupuestarios.
  3. Afecta al nivel de ciudad o distrito administrativo, por contraste con procesos que solo afectan el nivel de barrio.
  4. Es un proceso continuado y repetido a lo largo de los años, no una acción meramente puntual.
  5. Debe llevarse a cabo deliberación pública en el marco de una serie de encuentros o foros específicos del PP.
  6. Debe haber una cierta rendición de cuentas y una fiscalización de los resultados del proceso.

Tipologia-PresupuestosParticipativosEuropaExisten gran variedad de procesos participativos que, aún satisfaciendo todos estos criterios mínimos, se diferencian enormemente entre sí; tanto en sus procedimientos como en su intención y, por supuesto, en sus efectos. Así, para categorizar los tipos de PP más usuales se ha propuesto una tipología que incluye seis “familias” principales, claramente diferenciadas unas de otras [4].

De hecho, esta flexibilidad conceptual y la relativa indefinición sobre lo que constituye o no un PP han sido de los motivos que más han contribuido a la extensión y popularización de los PPs [5].

Convendría, incluso, añadir a la tipología previa una séptima “categoría amorfa” que incluyese aquellos procesos que se presentan como PP sin que, en verdad, lleguen a serlo. Los “falsos PPs”. Algunos nacidos del desconocimiento, otros más bien “de la mala leche”.

Epidemia de Presupuestos Participativos

Lo cierto es que la idea del “presupuesto participativo” se puso muy de moda a comienzos de este sigle. Y sigue estándolo. Los primeros artículos y guías que se escribieron sobre PPs eran más “publi-reportajes” que verdaderos análisis y recursos fiables: transmitían una visión muy positiva, casi ‘naif’, de los PPs, y fueron muchos los gestores municipales de todo el mundo que cayeron seducidos por ella y se lanzaron a impulsar sus PPs sin haber entendido su complejidad ni su esencia. También hubo muchos otros que, aún no creyendo en la participación pero sintiendo la presión por “hacer algo”, optaron por presumir de lo que carecían e impulsaron procesos tremendamente limitados que no obstante etiquetaron como “presupuesto participativo”. Sea como sea, son muchas las experiencias de PP que no son lo que parecen o afirman ser.

Y es que incluso entre los PPs que cumplen todos los criterios, y hasta en experiencias de PP reconocidas como las mejores, suele haber también un gran trecho entre su “retórica”, de un lado, y su “realidad”, del otro. Una ‘desconexión’ que rara vez exponen los informes y análisis sobre las experiencias que muchas veces escriben sus propios impulsores, frecuentemente con la intención de optar a un premio.

A poco que se arañe, sin embargo, se ve que eso que se vende como un proyecto de “transformación de la cultura política” se queda muchas veces en una mera “operación de relaciones públicas”. En análisis realizados en España [6], por ejemplo, se ha visto que rara vez los PPs han tenido verdadera trascendencia dentro del total del gasto municipal, o un impacto significativo sobre el tejido asociativo o la administración. Los PPs ocupan generalmente una posición institucional periférica dentro del conjunto de la administración municipal y a menudo se usan para favorecer proyectos que interesan al propio ayuntamiento, cuya inclusión en el PP ayuda a legitimar [7].

Afortunadamente, en los últimos años se vienen realizando análisis cada vez más serios, con un creciente carácter comparativo [eg: 6-9], que han permitido que aumente nuestra comprensión de los aspectos más problemáticos de los PPs. Se dispone también ya de guías metodológicas que los abordan con seriedad [10,11].

Mi experiencia con los PPs

Pasé el año 2005 en Fortaleza, capital del estado brasileño de Ceará, investigando una experiencia de PP como parte del equipo que la implantó. Pude así al mismo tiempo ser testigo del nacimiento de un proceso de PP y observar cómo, en el otro extremo del país, la experiencia de Porto Alegre languidecía tras haber perdido el PT la alcaldía.

Ello me permitió observar con especial crudeza los aspectos más contradictorios de los PPs en su formato original, el brasileño. Como parte de mis análisis [2] se puso de manifiesto que, sin menoscabo de todos esos aspectos e intenciones positivos que suelen atribuirse a los PPs (la deliberación, ser escuela de democracia, invertir prioridades de inversión, etc.), la razón fundamental que explicaba su establecimiento y su configuración era de naturaleza instrumental y política.

Algo que ocurrió en Fortaleza ante mis ojos y que, claramente, también aconteció en Porto Alegre en el momento de introducción del PP original: en un contexto político podrido, caracterizado por un clientelismo y una corrupción endémicos, con una cámara legislativa capturada por intereses patrimonialistas, el gobierno estatal y federal en contra del nuevo gobierno de la ciudad, con las élites económicas locales y los medios de comunicación buscando gresca, y con los propios funcionarios y trabajadores municipales recelosos del nuevo equipo de gobierno… resultaba DEL TODO IMPOSIBLE QUE UN NUEVO EJECUTIVO MUNICIPAL PUDIESE SIQUIERA INTENTAR REALIZAR SU PROGRAMA ELECTORAL, para llevar a cabo aquello por lo que fue votado: su voluntad de invertir las prioridades del gobierno para atender, ante todo, las necesidades de las clases más humildes.

Ante esta imposibilidad de llevar a cabo su programa y su legítima agenda política, por causa de la “perversión” de las vías institucionales establecidas… el PP ofreció al nuevo ejecutivo una vía con la que solventar el mayor problema que enfrentaba: lograr que los legisladores municipales aprobasen los presupuestos por su temor a votar contra el “presupuesto participativo, popular, elaborado por los ciudadanos”. El PP ayudó además a acrecentar su control de la máquina administrativa municipal, a apaciguar a los movimientos sociales y a mejorar su imagen exterior, entre otros. Una jugada maestra.

FormulaParticipativaEn definitiva: hay que ser conscientes de que los espacios de participación no son un dominio maravilloso que se mantiene al margen de la política. Muy al contrario: forman parte de ella. Tras las soflamas retóricas que acompañan a cualquier procesos de apertura participativa y democrática, incluso en los mejores y más bienintencionados de ellos, se mezclan casi siempre intereses instrumentales y manipulativos. Básicamente: mucho de la política de siempre que se infiltra, como no podía ser de otra forma, en todo lugar.

Los PPs, por supuesto, no son una excepción a esta regla sino de hecho, las más de las veces, uno de sus ejemplos más preclaros.

¿Y Alcalá de Henares?

Efectivamente, esta entrada está en realidad dedicada a Alcalá, mi ciudad natal y una de las primeras donde planeamos probar el sistema CitYsens.

Alcalá es una ciudad de algo más de doscientos mil habitantes muy cercana a Madrid. Sus clases políticas se han ganado a lo largo de los últimos 20 años fama de enfocar la participación ciudadana desde una óptica y unas prácticas claramente instrumentales y manipulativas [12]. Algo que ha ocurrido tanto cuando gobernó el PSOE (hasta 1994, y entre 1999 y 2003) como cuando lo ha hecho el PP (entre 1995 y 1998 y desde 2004 hasta ahora). Una lógica instrumental que es la que también explica el particular “brindis al sol” participativo que a continuación describiré.

0_6767_1_bisLo que me ha motivado a escribir esta entrada es que hace un par de semanas, el 14 de Octubre, nuestro Sr. Alcalde tuvo a bien proclamar, a bombo y platillo, ante los medios locales… ¡¡que Alcalá iba a tener este año sus ‘presupuestos participativos’!! ¿Por qué? Pues porque quieren que los presupuestos del año próximo “recojan las ideas y la visión de la ciudad que tienen los vecinos complutenses” y que queden “más cercanos al control de los ciudadanos y más alejados del control político”, que así “no le perderán el pulso a la realidad”Es más, explican que “esta iniciativa hará la gestión del Ayuntamiento más cercana, transparente y participativa”.

Así, el Alcalde invita a que, a lo largo de un mes, presenten propuestas de gasto e inversión los ciudadanos, y los residentes en la ciudad, y también quienes trabajan en ella, así como asociaciones y ONGs, e instituciones locales, y empresas también, claro. En definitiva: cualquier persona física o jurídica que acredite tener una cierta vinculación con la ciudad, puede hacer propuestas. ¿Sobre qué? Pues también cualquier cosa que necesite la ciudad. No sólo “inversiones en nuevas obras o infraestructuras, sino [propuestas referidas] a todas las áreas: educación, cultura, servicios sociales, etc.”. Dichas propuestas, explica, “no necesitan explicación técnica”; ya se encargarán de ello los técnicos municipales, que no van a retirar ninguna propuesta salvo que se refiera a competencias extra-municipales.

¿Y cómo se van a seleccionar entre los proyectos? Hay que tener en cuenta que los plazos son casi imposibles, pues hace falta aprobar el presupuesto antes de fin de año. En esta legislatura el Partido Popular gobierna en minoría, y ya en dos ocasiones (2011 y 2013) fue incapaz de aprobar los presupuestos anuales y hubieron de prorrogarse los del año previo.

Pues bien, el procedimiento de selección no está claramente definido, aparte de que piensa hacerse a través de las “juntas de distrito”, unos órganos participativos cuyas demandas más autónoma vienen ignorándose a lo largo de la legislatura, y que en cualquier caso están muy aquejados por las dinámica de confrontación política municipal. ¿Y cómo se alcanzarán acuerdos entre las distintas juntas de distrito, pues es normal que cada una quiera favorecer los proyectos de su distrito? No se sabe. ¿Hay alguna indicación del montante que podría verse afectado por las propuestas del PP? Nuevamente, no se dice nada. ¿Algún reglamento que se pueda consultar? Por supuesto, no.

Presupuestos, manipulación y temor participativos

Si lo descrito hasta ahora ya basta para evidenciar que esta iniciativa es una monumental tomadura de pelo, y que cualquier parecido entre lo que se está proponiendo y los criterios que se señalaron antes para los PPs es sencillamente INEXISTENTE… esperad a ver cómo hay que presentar las propuestas, que ya es para que le otorguen un premio a este PP, como el más farsante de todos los tiempos.

Formulario-PresupuestoParticipativoAlcala

Para hacerlo hay que usar esta plantilla, que una vez impresa ha de entregarse en alguno de los registros administrativos de la Comunidad de Madrid. También es posible, por cierto, escanearlo y enviárselo al ayuntamiento por correo electrónico, o utilizar un formulario google.

EscalaParticipativa¿Llama la atención algo en el formulario?  A mí cuanto menos me sorprendió ver la desfachatez con que se ha hecho, no dejando apenas espacio para la “Identificación de la Inversión Propuesta”. No más de media línea. Es el campo más importante… ¡y también para el que se ha dejado menos espacio! ¡¡Si es que no se puede ni enunciar lo que se quiere proponer!!

Este desliz en el documento central del Presupuesto Participativo alcalaíno es también un indicador de hasta qué punto no va en serio, y ha de catalogarse como “Falsa participación”, como “Manipulación” [13].

Estos PP son, todo lo más, una idea de bombero, una ocurrencia de última hora, no sé si impulsada con afán publicitario, o tal vez para ver si al ponerle la etiqueta de “participativo” a los presupuestos de este año, e indicando que incluye proyectos de la “ciudadanía”, se conseguirá que el resto de grupos políticos se lo aprueben.

En cualquier caso, esta iniciativa viene a evidenciar un absoluto desconocimiento y desprecio de la participación ciudadana por parte de la Alcaldía, y deja en cierto modo vislumbrar, me atrevería a decir, un cierto temor a ella.

Un temor fundado, no cabe duda, si nos atenemos a todo lo que, desde abajo, se está empezando a mover en Alcalá…


PS: Otras reflexiones críticas sobre los presupuestos participativos de Alcalá, en el blog Código 288 y la Federación Comarcal de Asociaciones de Vecinos (primera entrada y segunda entrada). También un diario local publico algo al respecto.

[1] Sintomer, Y. & Ganuza, E. (2011). Democracia participativa y modernización de los servicios públicos: Investigación sobre las experiencias de presupuesto participativo en Europa. TNI.
[2] Prieto-Martín, P. (2010). La odisea de los presupuestos participativos en Brasil. En Las alas de Leo. La participación ciudadana del siglo XX. Sololá: Asoc. Kyopol.
[3] Dias, N. (Ed.). (2014). Hope for Democracy: 25 years of participatory budgeting worldwide. Lisboa: In Loco.
[4] Sintomer, Y. et al. (2012). Transnational Models of Citizen Participation: The Case of Participatory Budgeting. Journal of Public Deliberation, 8(2).
[5] Ganuza, E. & Baiocchi, G. (2012). The Power of Ambiguity: How Participatory Budgeting Travels the Globe. Journal of Public Deliberation, 8(2).
[6] Blanco, I. & Ballester, M. (2011). ¿Participar para transformar? La experiencia de los Presupuestos Participativos en la provincia de Barcelona. Gestión Y Análisis de Políticas Públicas, 5, 117–144.
[7] Font, J. & Smith, G. (2013). The policy effects of participation: Cherry-picking among local policy proposals? En ECPR General Conference. Bordeaux.
[8] Falck, A., & Paño Yáñez, P. (Eds.). (2011). Democracia Participativa y Presupuestos Participativos: Acercamiento y Profundización sobre el debate actual. Málaga: CEDMA.
[9] López Ronda, S. & Pineda Nebot, C. (2013) Experiencias de presupuestos participativos en el País Valenciano: análisis de variables que intervienen en su paralización. En XI Congreso Español de Sociología. Madrid.
[10] Francés García, F., & Carrillo Cano, A. (2008). Guía metodológica de los Presupuestos Participativos. Colectivo Preparacción.
[11] Allegretti, G., García Leiva, P., & Paño Yáñez, P. (2011). Viajando por los presupuestos participativos: buenas prácticas, obstáculos y aprendizajes. Diputación de Málaga.
[12] Misino, M. F. (2011). La política de participación en una gran ciudad madrileña: la dinámica política en Alcalá de Henares. En X Congreso Español de Ciencia Política y de la Administración. Murcia.
[13] Prieto-Martín, P., & Ramírez-Alujas, Á. V. (2014). Caracterizando la participación ciudadana en el marco del Gobierno Abierto. Revista Del CLAD. Reforma Y Democracia, 58.